GOLF ANDALUZ
  > Inicio
  > Noticias
  > Torneos
  > Reportaje
  > Opinión
  > Consejos de juego
  > Técnica
  > Dilemas y etiquetas
  > Ecología

      GOLF
  > Calendario
  > Campos Andaluces
  > Enlaces

      INMOBILIARIAS
  > Enlaces Promotoras

  > Contacto
  > Publicidad

 

 

golfandaluz.com / dilemas y etiquetas  













De Boda en Rolls



Noticias Sobre Ruedas













La bola sustituta

Una de las figuras que, a pesar de su relativa “juventud” (si la memoria no me es infiel aparece por primera vez en las Reglas de Golf de 1996), más quebraderos de cabeza ha dado a jugadores y árbitros en cuanto a su interpretación y que, tal vez por eso, ha sido sin duda la más criticada en los últimos tiempos, es la bola sustituta.

Toda novedad reglamentaria requiere un período de asimilación hasta su correcta aplicación y la bola sustituta no ha estado exenta de ello. Pero, al menos para el que esto escribe, a partir de la nueva edición de las Reglas, vigente desde primeros de enero de 2004, no puede suscitar duda alguna su interpretación al estar ya dotada de una definición nueva, expresa y autónoma, y una regla específica para ella (Regla 15-2). A la vista de ambas y tratando de simplificar para una mejor comprensión, vamos a obtener algunas conclusiones.

Sabemos todos que el jugador (Regla 15-1) debe terminar el hoyo con la misma bola con que lo inició en el lugar de salida, salvo que esté perdida o fuera de límites, o salvo que el jugador la sustituya por otra bola, esté o no permitida la sustitución.

Tenemos así dos primeros conceptos claros:

1.- Una bola sustituta es una bola que el jugador pone en juego en sustitución de la bola original.

2.- Esa sustitución puede estar o no permitida por las Reglas.

Por lo tanto ya sabemos también que hay dos tipos o clases de bola sustituta: Una legal y otra ilegal (por llamarlas de alguna forma); o sea, respectivamente, una bola que sustituye a la original con permiso de las Reglas y otra que lo hace sin permiso.

Ninguna de las dos es bola equivocada, sino que tanto una como otra se convierten en la bola en juego. Lo que ocurre es que cuando la bola sustituta es legal, o sea cuando el jugador sustituye la bola original por otra bola bajo una regla que autoriza la sustitución, no pasa nada; pero si la sustitución se ha hecho sin estar autorizada por ninguna regla y el jugador no rectifica sino que ejecuta un golpe con esa bola sustituta “ilegal”, incurre en penalidad y, además, en el juego por golpes, ha de terminar el hoyo con esa bola.

La Regla 15-2 dice que la penalidad será “la prescrita por la Regla aplicable”; pero para entendernos y por resumir, basta tener en cuenta que la mayor parte de las reglas que pueden resultar infringidas al jugar bola sustituta “ilegal” conducen a la misma penalidad: Pérdida del hoyo en el juego por hoyos y dos golpes de penalidad en el juego por golpes.

Pues bien; para evitarlo, o sea para no incurrir en esa penalidad, debemos tener muy claro cuáles son las Reglas que autorizan a sustituir la bola original por otra bola en el transcurso del juego del hoyo; en definitiva, en qué casos se puede jugar una bola sustituta “legal”. Son los siguientes:

- Cuando la bola está inservible para el juego o se ha roto en pedazos (Regla 5-3).

- Al reanudar el juego que había sido interrumpido bajo la Regla 6-8:

- Si el jugador había levantado la bola teniendo derecho a hacerlo (Regla 6-8.c.i)

- Si no la levantó pese a tener derecho a hacerlo (Regla 6-8.c.ii)

- Si la bola, no levantada, se movió mientras el juego estuvo interrumpido (Regla 6-8.c.iii).

- Cuando, en el juego por hoyos, el jugador juega fuera de turno y el contrario le requiere inmediatamente para que cancele el golpe y, en el orden correcto, juegue una bola tan cerca como sea posible de donde jugó la bola original por última vez (Regla 10-1.c)

- También en el juego por hoyos y en situación similar, cuando al comenzar el hoyo el jugador juega fuera del lugar de salida y el contrario le requiere inmediatamente para que cancele el golpe y juegue una bola desde el lugar de salida (Regla 11-4-.a).

- En el juego por golpes, si el jugador juega desde fuera del lugar de salida. Incurre en dos golpes de penalidad y ha de jugar una bola desde dentro del lugar de salida (Regla 11-4.b).

- Cuando un jugador ha jugado una bola equivocada, el propietario de ésta debe colocar una bola en el punto desde donde la bola equivocada fue jugada por primera vez (Regla 15-3.a para el juego por hoyos y 15-3-.b para el juego por golpes).

- Cuando una bola en reposo que ha sido movida y que tiene que ser repuesta no es inmediatamente recuperable. (Nota 1 a la Regla 18).

- Cuando una bola en movimiento es desviada o detenida por una causa ajena y no es inmediatamente recuperable. (Regla 19-1).

- Cuando, en el juego por hoyos, la bola en movimiento del jugador es desviada o detenida por el contrario, su caddie o su equipo y, antes de que nadie del partido juegue otro golpe, el jugador opta por cancelar el suyo y jugar una bola tan cerca como sea posible del punto desde donde jugó por última vez la bola original (Regla 19-3).

- Cuando una bola que ha sido dropada y hay que volverla a dropar de acuerdo con la Regla 20-2.c, no es inmediatamente recuperable.

- También cuando no es inmediatamente recuperable una bola que ha de ser dropada o colocada al aliviarse de una obstrucción movible (Regla 24-1, Nota) o de una obstrucción inamovible (Regla 24-2, Nota 2), o de una condición anormal del terreno (Regla 25-1.b, Nota 2).

- Cuando la bola se ha perdido en una obstrucción movible o en una inamovible que no esté en un obstáculo de agua (Regla 24-3.a y 24-3.b), o en una condición anormal del terreno que no esté en un obstáculo de agua (Regla 25-1.c).

- Si la bola está en, o perdida en, un obstáculo de agua (Reglas 26-1 y 26-2).

- Si está perdida o está fuera de límites (Regla 27-1).

- Por último, si la bola está injugable (Regla 28); pero, cuidado, que en este caso, a diferencia de la generalidad de los anteriores, es imprescindible que previamente el jugador haya encontrado la bola original y la haya identificado como suya; sin embargo sí puede proceder a su sustitución aunque la original sea recuperable.

Queda sólo indicar que una bola sustituta no es una segunda bola jugada en el juego por golpes bajo la Regla 3-3 o la 20-7.c, puesto que en estos casos no hay sustitución y hasta el final no se sabe cuál de las dos bolas va a contar. Tampoco debe confundirse con la bola provisional, puesto que la original sigue en juego hasta que se comprueba que está perdida fuera de un obstáculo de agua, o está fuera de límites, o cuando el jugador da un golpe a la bola provisional desde el sitio donde se supone que está la bola original o más cerca del agujero que ese punto. En estos casos la bola provisional se convierte en bola en juego, pero no por una acción de sustitución realizada por el jugador sino por imperativo de la Regla 27-2.b. Finalmente, la bola sustituta tampoco es una bola equivocada, pues en ésta falta siempre la acción física del jugador de poner otra bola en juego en sustitución de la original; solo hay un golpe erróneo a una bola que no es la tuya.

Política de privacidad © golfandaluz.com es un sitio web creado por Estrategia de Comunicación

¡CSS Válido!