GOLF ANDALUZ
  > Inicio
  > Noticias
  > Torneos
  > Reportaje
  > Opinión
  > Consejos de juego
  > Técnica
  > Dilemas y etiquetas
  > Ecología

      GOLF
  > Calendario
  > Campos Andaluces
  > Enlaces

      INMOBILIARIAS
  > Enlaces Promotoras

  > Contacto
  > Publicidad

 

 

golfandaluz.com / ecología  













De Boda en Rolls



Noticias Sobre Ruedas













Fertilización con nitrógeno en céspedes

El nitrógeno es esencial para muchos procesos vitales de las plantas formadoras de céspedes, por lo tanto la deficiencia de este elemento afecta a su crecimiento y, directamente, a determinadas cualidades funcionales y visuales del césped. Pero el exceso hace que la planta adquiera un gran desarrollo aéreo, provocando una demanda extraordinaria de otros elementos, con lo que daría lugar a deficiencias de esos elementos si no se encuentran disponibles en cantidades suficientes para atender la solicitud. Igualmente, un exceso de nitrógeno dará lugar a una mayor susceptibilidad de la planta a condiciones adversas, como puede ser la sequía. También aumentos en el aporte de nitrógeno incrementan el consumo de agua por el césped. Por todo esto es importante programar correctamente la nutrición en la zona cespitosa, evitando un excesivo crecimiento, cubriendo las necesidades para conseguir y mantener el grado de calidad de la superficie y niveles de recuperación, y controlando con ello los consumos de agua.

Estudios científicos

El consumo de agua de especies cespitosas ha sido estudiado por diversos centros de investigación. Se ha podido observar como los céspedes, con bajos mantenimientos, que recibieron 5 gr. N/m2 cada dos meses y céspedes, con altos regímenes, que recibieron 5 gr. N/m2 mensualmente, variaron sus consumos de agua. El consumo de agua fue para céspedes con regímenes bajos de aproximadamente 340 mm por año menos que para los de regímenes altos, no variando apenas su cualidad.

También el exceso de nitrógeno reduce la profundidad y la extensión del sistema radicular. Por el contrario, las raíces pueden aumentar su crecimiento si el nitrógeno es deficitario. Un exceso de nitrógeno con aportaciones frecuentes interrumpe el crecimiento radicular. Por ello es importante considerar algunas actuaciones en el manejo inicial de la zona cespitosa. Un estudio demostró que en céspedes de Agrostis penncross se producen mas raíces con aplicaciones de nitrógeno en otoño que en primavera y resulta beneficioso si se aplica conjuntamente hierro foliar. Reduciendo con ello los daños por desecación.

Precauciones necesarias

Debemos tener en cuenta, a la hora de realizar la aplicación, algunos puntos decisivos referidos sobre todo al porcentaje de nitrógeno en el fertilizante seleccionado, como pueden ser su grado de solubilidad en el agua y posibles daños por quemaduras foliares. No está de más comentar que entre algunos de los abonos nitrogenados que pueden causar, potencialmente y dependiendo de factores como temperatura y solubilidad, daños por quemaduras, podemos mencionar el nitrato amónico, sulfato amónico, nitrato cálcico y urea. Por ello debemos tener especial precaución cuando utilicemos fertilizantes con estos compuestos.

Niveles de contaminación

Hay que considerar que, tanto los fertilizantes como los fitosanitarios, pueden perderse en la atmósfera o ser arrastrados a capas inferiores del terreno, contaminando en cierta medida, por esto último, las aguas subterráneas y perdiendo la finalidad principal de captación integral por parte de la planta. Contaminación que, comparada con la producida por estas mismas prácticas en algunos cultivos agrícolas convencionales, puede ser escasa, pero no obstante podemos evitarlas.

Por ello conviene tener presente algunos puntos para optimizar estas aplicaciones de fertilizantes, en el caso de que las mismas sean realizadas, ya que no siempre puede ser así. Podríamos considerar algunas zonas con céspedes bien establecidos que, por su uso o funcionalidad, características del terreno o necesidades específicas de la especie, por citar algunas, no reciben o apenas suelen recibir aportes de fertilizantes, por ejemplo algunos rough, manteniendo, aun así, unos niveles de calidad suficientes para cumplir sus principales objetivos. Se debe recordar que al césped se le puede exigir una calidad alta, una calidad media o una calidad baja y, según estas exigencias, el aporte de fertilizantes, entre otras labores culturales, puede variar, en gr/m2 , de una a otra.

Tipos de suelo

El suelo, que sirve de soporte a estas superficies con céspedes, va a decir mucho. La estructura y textura jugarán un papel fundamental en el potencial contaminante, principalmente de las aguas subterráneas, por el mal uso de fertilizantes en el césped. Suelos con alto contenido en arena deberían ser manejados concienzudamente para evitar o disminuir el peligro de lavados de nitratos.

Igualmente un suelo correctamente aireado es un suelo ideal para que el césped aproveche eficientemente, junto con otras prácticas, los aportes de nitrógeno.

 

Política de privacidad © golfandaluz.com es un sitio web creado por Estrategia de Comunicación

¡CSS Válido!